≡ Menu

Diagnóstico

Como en la mayoría de las condiciones que son el foco de atención de la Salud Mental, el diagnóstico de Déficit Atencional es de carácter clínico. Es decir, depende de una entrevista con un profesional especialista, en la que se buscará la información relevante para el diagnóstico. Esta incluye la exploración y descripción minuciosa de los problemas y síntomas actuales, de su grado de generalización y el nivel de padecimiento que causan a la persona.

También se investigará el inicio de estos problemas, ya que la edad en que aparecen por vez primera constituye un criterio de diagnóstico diferencial muy importante. Al menos algunos de los síntomas deben haber tenido inicio en la niñez, aunque la edad precisa está en revisión actualmente.

Es posible cumplir los criterios para el déficit atencional sin tener síntomas de hiperactividad. El profesional deberá discriminar si esos síntomas pudieran estar causados por otros trastornos o si son influenciados por condiciones co-existentes (comorbilidad).

He aquí un cuestionario de auto-reporte desarrollado por la OMS, que puedes descargar y completar para ver si presentas algunos de los síntomas más característicos del Déficit Atencional del Adulto:

ASRS-V1.1 (el cuestionario no debe ser considerado un instrumento de diagnóstico sino un screener que permite detectar la posibilidad de presentar la condición, por lo que si presentas los síntomas, deberías consultar a un especialista para corroborar o descartar el diagnóstico)

Un requisito para el diagnóstico es que las alteraciones provocadas por los síntomas deben estar presentes en al menos dos áreas de la vida del paciente (por ejemplo en el trabajo y el hogar). También deben haber pruebas de deterioro funcional significativo, tales como: pérdida del trabajo, conflictos y disrupción excesivos en el matrimonio, problemas financieros por gastos impulsivos o problemas académicos en la universidad (reprobar ramos).

Una persona puede presentar algunos de estos síntomas pero, a pesar de ello, no reunir los criterios necesarios para recibir un diagnóstico de ADHD. Por esto es muy importante que si tienes algunos de estos síntomas y estos te causan dificultades importantes en tu funcionamiento diario, no esperes más y busca orientación profesional especializada.